23 jul. 2011

Un tropiezo no debe deslucir a la Feria del Libro / Al final los libros se defienden solos



El 20 de julio se inició la XVI Feria Internacional del Libro de Lima y desde antes de la inauguración ya tenía críticas, bien fundamentadas por cierto. Lo que llamó más la atención fue sin duda la presentación del libro de Luis Corbacho (Morir Maquillado) en el primer día.

La farandulización de la Feria disgustó a muchos, sobre todo a los que fuimos a la feria y nos cruzamos con un grupo de fans del argentino que en el auditorio parecían el público de Enemigos Públicos, La Noche es Mía y Habacilar, todos mezclados. Pero bueno.

En breve reflexión, esa noche me puse a pensar en que mucha gente ha criticado el libro de Corbacho sin leerlo. Creen que el hecho de verlo en programas basura es suficiente. Debe serlo, y también no. En fin.

Lo que también me puse a pensar (mientras pensaba en mi dulce Rita de junto y capulí) es que hay muchos que han criticado al autor porque ellos también miran esos programas, porque lo han escuchado discutiendo con la Cabrejos, porque saben de su vida con Bayly, etc. O sea, ¿formarían parte de la basura también? El hecho mismo de dedicarle tanto tiempo a una persona que no vale la pena, es cuestión de pose.

Otro asunto es el hecho de que en todas las ferias hasta ahora, se han presentado muchos libros intrascendentes que tras el umbral se olvidan. ¿Nadie critica eso? Muchos recitales aburridos, muchos stands que están en vano y muchos títulos que jamás compraríamos, por eso lo venden a menos de 5 soles. En fin.

Bueno, los libros no tienen la culpa. Si bien no tenemos 5 Vargas Llosa, 15 Bryce o 40 Ribeyros, hay que acomodarnos. Hay cada vez más jóvenes que escriben, aunque la mayoría no valga la pena. Hay más editoriales, aunque la mayoría no haga una selección exhaustiva. Hay más recitales, aunque la mayoría esté plagada de la misma ‘gentita’ y cada día hay más interés en la literatura, aunque todavía esperamos que el Gobierno lo promueva con la fuerza de un Tren Eléctrico.

Como repito, los libros no tienen la culpa. Se trata de leer, de escribir, de fomentar la lectura, de formar mejores personas. Por ello, una feria debe aprovecharse al máximo y un pequeño tropiezo no debe mellar la fiesta por el libro que desde Gutenberg ha luchado por masificarse.

Los dejamos con un pequeño video para que vean más o menos cómo anda la feria. Buen día.

1 comentario:

ludobit dijo...

no he leido a corbacho aun asi que no puedo opinar sobre su obra, pero estuve en su presentacion en la fil (no en la misma presentacion, pero se podia escuchar por casi toda la feria) y la verdad no entendi nada. corbacho casi no hablaba, quien mas lo hacia era beto ortiz pero eran puras bromas en doble sentido, pero del libro casi nada. y en una entrevista radial corbacho decia estar aburrido que le pregunten de bayly, pero en su ultimo libro es obvio que habla no solo de bayly, sino tambien de su pareja silvia. mmm mi no entender.
un abrazo.
p.d: te invito a visitar mi blog