28 dic. 2010

Si existe la "Ruta Macondo" y la "Ruta de Don Quijote", por qué no una “Ruta Zavalita”, “Ruta El Sexto” o “Ruta Los Inocentes”

En España, no hace mucho se creó la “Ruta de Don Quijote”, un atractivo turístico que atrae a los amantes de las letras, historiadores y curiosos que, pese a saber que la novela es mera ficción, se sumergen en el mundo del Quijote y Sancho, pasando los caminos por donde debió pasar el caballero de la triste figura. Es una suerte de literatura vivencial.

Para no quedarse atrás, Colombia creó la “Ruta de Macondo”, un recorrido por los lugares donde se desarrolla la obra de García Márquez. Este atractivo, como citan los responsables, "consiste en un viaje al pasado, pleno de cultura, donde los turistas pueden llegar a la Gran Estación, El Camellón de Los Almendros, la Biblioteca Remedios La Bella, la Casa del Telegrafista y finalmente, llegar a la Casa de 'Gabo', donde se pueden palpar las semblanzas del pasado, la descomunal historia del Nobel y su vida singular".

Algún día existirá en Perú la ¿“Ruta de Zavalita”, “Ruta El Sexto”, “Ruta Los Inocentes”, “Ruta de Rancas”, etc? Algunos pesismistas y arronchados pensarán que no es necesario o es ridículo imitar, pero ¿acaso no sería atractivo?

El valor, de estas gestiones públicas por parte de España y Colombia, demuestra que con la literatura también se pueden crear espacios turísticos y educativos. En este caso, Lima (lástima por centralización) está más apta para ello. Solo falta que nuestros políticos lean un poco más de literatura para que sepan el diamante en bruto que guardan las calles, bares, quintas, cárceles, parques, burdeles, universidades, asentamientos, carreteras, cerros, nevados, etc, cuando van relacionadas con alguna obra literaria.


(Por C.A)