16 dic. 2008

¡Papa Noel no va a La Victoria!

I
-¿Papi, Papa Noel vendrá a la casa?
-Claro hijo, claro que vendrá…
-¿Y por dónde entrará si no tenemos chimenea? -Pues por la ventana.
-Pero la ventana tiene rejas soldadas.
-Bueno, por el tragaluz del patio.
-También tiene rejas.
-Hijo, Papa Noel es mágico, atraviesa rejas.
-¿Por qué mejor no las rompe como los ladrones que se llevaron la refrigeradora?
-No hijo, Papa Noel no rompe nada, aparece y desaparece.
-Y sus renos, tú crees que el techo aguante, es de madera.
-Sus renos vuelan hijo.
-¿Y no se escapan? ¿Mejor no puede amarrarlos a un poste?
-Sí hijo, puede ser…
-¿Por qué mejor Papa Noel no toca la puerta?
-Porque a Papa Noel le gusta dar sorpresas.
-Pero si sabemos que los regalos aparecen abajo del árbol, cuál es la sorpresa.
-La sorpresa es el regalo que no esperabas.
-Pero yo espero mi Transformer.
-Está bien hijo, tendrás tu Transformer.
-¿Pero Papa Noel cómo lo sabrá?
-Le diremos con una carta.
-¿Carta? Mejor con un mail.
-Está bien, con un mail…
-¡¿Tienes su correo?!
-Bueno…
-¡Dámelo Papi!, así lo agrego al Messenger…
-Hijo, Papa Noel no chatea.
-Conmigo sí, ya verás. Me he portado bien.
-Bueno, te diré la verdad. Papa Noel sabe quiénes se han portado bien o mal. Y sabe lo que quiere cada uno.
-Pero cómo, ¿acaso nos espía?
-No hijo, él mira los registros en el colegio…
-Ah ya, o sea, mis profes lo conocen.
-Tal vez…
-¿Tal vez?
-No sé hijo. Mira, ya no me preguntes más sobre Papa Noel, porque él no quiere que sepan mucho sobre su vida privada.
-Acaso hizo algo malo.
-Tal vez…
-¡Cuenta papá!
-Bueno, tiene problemas familiares…
-¿Cómo cuales? Discute con su esposa, ¿así como tú y mamá?
-No, no… claro que no. Solo es que era un niño pobre que nunca tuvo regalos, y cuando creció trabajó mucho para tener dinero y regalar juguetes en Navidad, para muchos niños no sufran lo que él sufrió.
-¿Qué sí?
-Sí hijo, era muy pobre.
-Mmmmmm…
-¿Qué pasa?
-Nada, solo es que no te creo Papá.
-¿Por qué hijo? Si… bueno, tienes razón. No era pobre, en realidad…
-Ya papi, dime la verdad, no existe ¿verdad?
-¡Sí existe!
-¡Papá…!
-No, no existe.
-Ya lo sabía.
-¿Entonces por qué me preguntabas tanto sobre él?
-Solo quería mi Transformer.

II

-¿Hijo, cómo sabes que Papa Noel no existe?
-Porque lo esperé una noche, toda la noche y nunca vino.
-Pero entonces ¿por qué aparecieron regalos abajo del árbol?
-Porque lo pusieron tú y mamá…
-Pensamos que dormías.
-No papá, ese día no. Estaba pensando… por qué no nos mudamos de barrio. Afuera hay muchos choros. Papa Noel no vendrá a La Victoria.
-Sí hijo, le pueden robar los renos.
-…
En esta parte, el niño llora desconsoladamente. El padre enciende el televisor y se pone a ver Mi Pobre Angelito 10, con los nietos Macaulay Culkin como protagonistas, Paris Hilton como la madre desabnegada que los abandona por estar grabándose calata, y con Amy Winehouse como la dealer de Macaulay.

Bruce jugando Ping Pong

No sé si será montaje, como el video de Ronaldhino divirtiéndose mientras le pega, con la pelota, al travesaño desde 30 metros de distancia. Tal vez se usó el efecto "croma", tal vez no sé. Pero es bueno imaginar que cosas increíbles pasan a veces, cosas que te sacan por un momento de esta realidad que empieza y termina en la cama (te despiertas cansado y te duermes cansado).
Bruce Lee es el máximo ídolo de las artes marciales, sino pregúntele a Tarantino. Al lado de Bruce, Jackie Chan es un payaso, Jet Lee es una zapatilla, Chuck Norris es un simple vaquero, Van Damme solo un guachimán de discoteca.
¿Quién no recuerda la rapidez, la furia, las acrobacias de este chino que en su momento nos tuvo más encandilados que los movimientos editados de James Bond? (Aclaro que los que deben recordarlo al menos deben tener no menos de 25 años).
Bueno, dejo este video para su recordación. Porque me hizo rememorar cuando fui al cine de pequeño, me senté junto con los otros niños que no conocía y entre todos peleábamos cada vez que aparecía Bruce y sus gritos eufóricos que lanzaba tras cada golpe...