19 mar. 2009

Con lúpulo sí pasa


- Aló
- Habla chinazo, nos encontramos a las 10 de la noche en la municipalidad de Los Olivos que quiero presentarte a una chica.
- ¡ok, sale y vale!

Las luces del gran árbol de navidad apostado en pleno corazón olivense iluminaban mis extasiadas pupilas imaginando las curvaturas de la amiga de Mustango, mis manos se frotaban una contra otra acariciándose mutuamente más por nerviosismo que por regocijo, mustango llegó solo.

- ¿Ya son las 10? Hay que esperar a la flaca.
- Ya, no importa, pero cuéntame qué tal está tu amiga.
- Bueno, no es una cosa así que digamos que bruto que buena está, pero antes era bonita.
- ¿Cómo que antes?
- Bueno, sucede que se casó, tuvo su hijo, se fue a trabajar a otro continente y regresó maltratadita.
- Qué se le hace ¿pero de cuerpo qué tal está?
- Digamos que tiene lo suyo, como toda flaca, no es muy alta, más bien es chata, tiene buen trasero pero es porque está gorda.
- Tamare Mustango, yo ya me había emocionado, creo que te estás equivocando a la hora de evaluar mis gustos. En fin.

La rebosante amiguita del amigo con nombre parecido al auto hizo por fin su aparición en la palestra del escrutinio y no pasó el examen...Leer Más