13 ene. 2008

67 años sin James Joyce


Un 13 de enero concluyó el viaje de quien fue y es el gran renovador de la literatura del siglo XX. De aquel Ulises de las letras inglesas que viró hacia el lado inconexo, hacia las islas plagadas de sirenas para aprender el lenguaje del encantamiento. El irlandés James Joyce. El nombre que hace estremecer a las letras y al propio lenguaje, el escritor que hizo literatura con los desórdenes del pensamiento y que llevó la imaginación al borde de lo inextricable para hacerla menos común (y a la vez más interesante).

James Augustine Aloysius Joyce, nació el 2 de febrero de 1882 en Dublín, Irlanda, hijo del funcionario Juan Stanislaus Joyce, un caballero empobrecido de mala fortuna que realizó toda clase de profesiones y actividades desde la política hasta la recaudación de impuestos.

La madre del novelista fue Mary Jane Murray, quien con 10 años menos que su marido logró ser una pianista que en vida se dejó dominar por las aficiones a la iglesia católica, además de luchar para mantener la imagen de clase media de su familia, muy a pesar de la pobreza.

Joyce cursó estudios con los jesuitas y en la Universidad de Dublín, donde obtuvo su primer éxito literario a los 18 años de edad, con el artículo "El nuevo drama de Ibsen".
Después de graduarse en 1902, el joven viajó a París para trabajar como periodista, profesor y en otras ocupaciones bajo condiciones económicas difíciles.

En la universidad conoció a Nora Barnacle, con quien salió por primera vez el 16 de junio de 1904 y más tarde sería su esposa. Esa fecha condensó toda la acción de su obra "Ulises", que sucede en sólo un día.

Nora era una campesina que provenía de Galway -actualmente condado James Joyce-, con ella vivió en Trieste y París, además de Zurich, a donde tuvieron que mudarse con sus dos hijos debido a la Primera Guerra Mundial (1914-18).

Antes, en 1907, año en que sufrió un ataque de iritis que casi lo dejó ciego, logró su primer libro, "Música de Cámara", texto compuesto por 36 poemas de amor influenciados por la poesía lírica isabelina y los poetas líricos ingleses de finales del siglo XIX.

Su segunda obra fue "Dublineses" (1914), un libro de 15 cuentos en los que narra episodios críticos de la infancia, la adolescencia, la familia y la vida pública de Dublín. "Retrato del artista adolescente" (1916) fue su primera novela, muy autobiográfica.

En 1918 escribió su obra de teatro "Exiliados", aunque la verdadera fama apareció con "Ulises", obra basada en "La Odisea", de Homero, y que gira en torno a la búsqueda simbólica del hijo de "Leopold Bloom", uno de sus personajes, y a la conciencia emergente de "Stephen Dedalus", el otro, de dedicarse a la escritura.

La revista estadounidense "Little Review" publicó los capítulos del libro ese mismo año, aunque en 1920 fue prohibido y finalmente difundido en 1922 en París, hasta estar legalmente disponible en Gran Bretaña y Estados Unidos en 1933.

En 1923, Joyce comenzó en París el primer segmento de su última novela "Finnegans Wake", misma que apareció en la revisión transatlántica de Ford Madox Ford en abril de 1924, para que la versión final fuera publicada hasta 1939.

Esta obra fue escrita en forma de una serie ininterrumpida de sueños que tienen lugar durante una noche en la vida del personaje "Humphrey Chimpden Earwicker".

Con "Finnegans Wake", Joyce llevó su experimentación lingüística al límite, al crear un lenguaje que combina el inglés con palabras procedentes de varios idiomas, que los críticos consideraban una obra maestra, pero que muchos lectores la encontraban incomprensible.

Otras de sus obras publicadas son "Poemas, manzanas" (1927) y "Collected Poems" (1936), ambos libros de poesía; además de "Stephen, el héroe", que salió a la luz en 1944.

Las innovaciones técnicas de Joyce en el arte de la novela incluyen un uso extenso del monólogo interior mediante una red compleja de los paralelos simbólicos extraídos de la mitología, la historia y la literatura.

Contrajo matrimonio legalmente hasta el 4 de julio de 1931, un año antes de que su hijo George le diera un nieto, al que llamaron Stephen, como el personaje de "Ulises", y de que su hija Lucía sufriera su primer ataque de esquizofrenia.

Joyce murió debido a una úlcera duodenal perforada, tras una intervención quirúrgica y dos transfusiones sanguíneas, el 13 de enero de 1941, Zurich, Suiza.

No hay comentarios: