20 sept. 2011

Woody Allen, Chares Bukowski, Ernest Hemingway, la literatura y el boxeo

Relatos de Allen y ‘Buko’ dedicados al viejo ‘Hem’


Al primero se le conoce por su inacabable energía para fabricar películas al ritmo caballos en un hipódromo. Al segundo, por su sordidez, crudeza, su afición al trago y a los hipódromos. Y, al tercero, por ser un inacabable artista de las letras que decidió ponerle fin a su vida atravesándose en el camino de una bala de escopeta (también solía tirar su dinero de vez en cuando en los hipódromos). Los tres son escritores, vivieron en Estados Unidos y marcaron el camino de varias generaciones con sus obras maestras.

Podemos hallar otras semejanzas y relaciones (sin forzar nada, porque forzando se puede hallar relaciones entre Vallejo y Lady Gaga, sino que lo diga la revista Caretas), pero esta vez queremos brindarles dos textos que, de alguna manera, une a los tres en su faceta de escritores.

Tanto Allen como Bukowski admiraban (a su manera) al viejo Hemingway y hallaron en la creación literaria una manera de rendirle homenaje. Allen lo incluye como uno de los personajes en el relato “Memorias de los años veinte”, del libro Cómo acabar de una vez por todas con la cultura (Getting Even). A su vez, ‘Buko’ escribió “Clase”, un cuento en donde Henry Chinaski (su personaje recurrente) encuentra a un Hemingway que todavía se daba de trompadas en el ring.

En ambos relatos, se describe el carácter de Hemingway y se hace hincapié en su afición por el boxeo. Allen prefiere el humor absurdo, pero Bukowski prefiere el humor ácido. A Allen le rompen la nariz y Buko le rompe la nariz al viejo ‘Hem’.
Cuentos de Woody Allen y Charles Bukowski Sobre Hemingway

No hay comentarios: